Viernes, 22 de agosto de 2014

Hace casi treinta y cinco años, coincidiendo con la separación de los Beatles (más información en http://blogs.laverdad.es/musicayeah/when-we-was-fab/), la música pop cambiaría ese concepto por el de rock a secas. Hoy todavía no se sabe muy bien donde está el límite, lo que sí está mas claro es que a comienzos de la década de los setenta el pop/rock mostraba una evolución tan rápida que parecía previsible que en el año 2000 el rock futurista a base de robots fuera lo cotidiano.

Casi una década y media del próximo milenio, ni somos robots programados, ni programamos robots por lo menos cuando hablamos de música pop; desde luego hemos jugado a ello, Kratfwerk, Devo, Depeche Mode e incluso se han generado nuevas vías de expansión en la música, pero han nacido con vocación electrónica que el pop/rock utiliza cuando le conviene como un elemento dentro de su propio estilo.

Por el contrario, nos sigue gustando escarbar en el baúl de los recuerdos y para ello sí que nos servimos de las nuevas tecnologías centradas en el ordenador personal. El acceso a la red nos permite saberlo todo de tal o cual referencia, con lo que nos transformamos en coleccionistas de lo que nos gusta, pero lo que nos gusta viene de atrás y estos meses lo que prima son los críticos setenta.

El cine y la televisión nos dictan a menudo la moda que debemos seguir. Han sustituido a la propia calle que en épocas anteriores era la fuente inagotable de la moda.

El regreso del “glam”

Chupando de los 70 - Velvet Goldmine“Velvet Goldmine”, la película de Todd Haynes que se estrenó el día 19 de febrero del año 2000, recuperaba el glam, movimiento estético-musical que se vivió en Gran Bretaña a principios de los años setenta y que aquí se conoció como gay-power. A principios del nuevo siglo estaban de moda bandas como Suede, Placebo o Pulp que abanderan esos términos y otras como Black Crowes o Marylin Manson que adoptaban aquella estética.

Michael Stipe de REM fue el productor del film y el catalizador de la selección de temas originales de T. Rex, Lou Reed, Brian Eno. Versiones interpretadas por realidades como Teenage Fan Club y Placebo e inventos como Venus in Furs y Wylde Rattz, grupos fantasma para la ocasión. Canciones compuestas por Grant Lee Buffalo y Pulp y el score por Carter Burwel completaron una banda sonora creíble.

Cambiando de tercio, pero siguiendo en la onda de los años setenta, a ritmo de laca y lamé, la película “Estudio 54” nos devuelvió a los sonidos más disco, Silvester,The Gibson Brothers, Diana Ross, Grace Jones, ....parque jurásico del house de los noventa que se apropiaban de las plataformas en los pies y el pelucón afro en la cabeza de ellas. La bola de espejos de gresite era de nuevo la reina rodeada, eso sí, de los clay packy, laser o varilites de los 90.

Dos caras, rock y disco, de una misma moneda, falsa, nada es lo que parece, pero brillante tanto en lo musical como en lo teatral, como dijo Freddy Mercury: “el show debe continuar”.


Publicado por Mp3-Web @ 16:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios